Noticias Interior
Es

El radar de tramo consigue ''calmar'' el tráfico de la N-1 en Gipuzkoa y dejará de emitir denuncias desde hoy

12 de junio de 2012

El número de infractores que circulan por encima del límite de 100 km/h ha disminuido a menos de la mitad

El radar de tramo de la N-1 entre Ordizia e Irura, instalado en marzo del pasado año y que comenzó a estar operativo en junio, ha conseguido que la velocidad media de paso descienda de manera significativa. Así, se ha pasado de un incumplimiento del límite de velocidad que alcanzaba a casi la mitad de los turismos antes de la instalación del radar a un porcentaje inferior al 20% actualmente. Una vez conseguido el objetivo previsto, la Dirección de Tráfico ha decidido que el dispositivo deje de denunciar.

El tramo de la N-1 entre Ordizia e Irura fue elegido para la instalación del primer radar de tramo de las carreteras vascas (primero "a cielo abierto" en el conjunto del Estado) por su elevada tasa de siniestralidad, en la cual el exceso de velocidad aparecía como un factor concurrente de manera generalizada. La gran cantidad de accidentes, en muchos casos con vehículos pesados implicados, suponía no sólo un riesgo para los usuarios de la vía sino, incluso, un grave inconveniente desde otras perspectivas, al encontrarse una de las principales vías de comunicación de la Península frecuentemente bloqueada.

Una vez concluido el primer año de funcionamiento del radar, la Dirección de Tráfico del Gobierno vasco ha realizado un estudio exhaustivo de los resultados, que incluye no solo los datos del propio tramo sino también los de los restantes tramos guipuzcoanos de la N-1, incluido el tramo de sentido opuesto, dirección Navarra.

Entre las conclusiones del estudio, cabe citar como aspectos significativos la disminución de la velocidad media de paso en 8,3 km./h. de manera constante y progresiva en el tramo y la contención de las cifras de siniestralidad, que han experimentado una evolución más favorable que los tramos del entorno.

El descenso de la velocidad de paso se ha traducido en una disminución progresiva de las infracciones. Así, desde que el radar comenzó a emitir denuncias, en el mes de junio, el número de conductores sancionados por exceso de velocidad empezó a descender, mes a mes, de manera constante y progresiva. Si en junio fueron 1.142 los conductores sancionados en mayo de este año se habían reducido a 305, lo que evidencia la disminución generalizada de la velocidad en el tramo.

Contención de la siniestralidad

El estudio demuestra que ha habido una disminución de un 16,7% respecto a la accidentalidad que habría ocurrido si no se hubiera instalado el sistema de control de velocidad en tramo.

También se ha constatado que muchos de los accidentes se han producido a velocidades inferiores a las establecidas como máximas, en ocasiones a 80km./ h. o menos. Esto ha sido trasladado a la Dirección de Carreteras de la Diputación Foral de Gipuzkoa, que ha asumido el compromiso de cambiar los límites de velocidad en los puntos detectados como de mayor siniestralidad.

Conseguido el efecto básico de la contención de la velocidad y de la siniestralidad, la Dirección de Tráfico ha decidido que el control de tramos ha cumplido el objetivo perseguido y a partir de hoy dejará de denunciar. El equipo se mantiene en la zona para conseguir datos de estudio y análisis. Por otra parte, se ha pedido a la Unidad de Tráfico de la Ertzaintza de Gipuzkoa que refuerce la vigilancia y control de la velocidad mediante radar móvil en dicha vía.

 

Todavía no hay comentarios
Los comentarios en este documento están cerrados
Descargas medios de comunicación
Cargos asistentes al acto
(IX legislatura 2009 - 2012)