Noticias Empleo y Asuntos Sociales
Es

Convenio con el INSS para el seguimiento de los trabajadores expuestos al amianto (Acuerdo del Consejo de Gobierno del 29-05-2012)

29 de mayo de 2012

Acuerdo de convalidación del convenio de colaboración suscrito con el Instituto Nacional de la Seguridad Social para la realización de actuaciones conjuntas en relación con los trabajadores afectados por patologías derivadas de la utilización laboral del amianto.

Osalan-Instituto vasco de Seguridad y Salud laboral y el Instituto Nacional de la Seguridad Social realizarán actuaciones conjuntas en el seguimiento y posterior valoración de los trabajadores y extrabajadores expuestos a las fibras de amianto. En su reunión de hoy, el Consejo de gobierno ha aprobado la firma de un convenio de colaboración que permitirá que ambas instituciones puedan valorar conjuntamente, a través de un protocolo de actuación, y en colaboración con el Departamento de Sanidad, la incapacidad laboral de los trabajadores del amianto.

A efectos de las prestaciones de la Seguridad Social, este protocolo servirá de referencia para que los informes emitidos por los médicos inspectores del INSS puedan realizarse con la documentación necesaria que permita una adecuada valoración de la incapacidad laboral y la determinación de las contingencias. Un grupo de trabajo coordinará el seguimiento de los trabajadores expuestos, intercambiará información de las bases de datos, revisará la tipología de las pruebas diagnósticas, y determinará la información necesaria para la valoración de los distintos puestos de trabajo susceptibles de exposición al riesgo.

El amianto o asbesto es una sustancia mineral natural que se presenta en fibras blancas y flexibles. Es un silicato de cal, alúmina y hierro. Las fibras de amianto no se disuelven en agua ni se evaporan, son resistentes al calor, al fuego y a la degradación química o biológica. Dadas estas propiedades el amianto ha sido utilizado en gran variedad de industrias durante el siglo pasado, y actualmente se encuentra presente en unos 3.600 productos de la industria moderna, siendo gran número de sectores de actividad en los que los trabajadores pueden estar expuestos a fibras de amianto.

El asbesto es responsable de varias enfermedades de distinta gravedad que son consideradas enfermedades profesionales. Desde la asbestosis, enfermedad pulmonar que en un elevado número de casos produce insuficiencia respiratoria en mayor o menor grado, hasta el mesotelioma maligno, un cáncer de pleura pulmonar muy grave que casi siempre conduce a la muerte.

Por otra parte, se considera que entre un 5% y un 10% de casos de cáncer de pulmón estarían relacionados con el amianto. Desde hace algunos años estamos asistiendo a un incremento de casos de mesotelioma en trabajadores casi siempre jubilados, ya que el periodo de latencia de este cáncer es muy largo, hasta 50 años, lo que supone exposiciones laborales al asbesto hace mucho tiempo. Estas antiguas exposiciones son las que en estos momentos están aflorando con cada vez mayor fuerza y se estima un incremento sistemático de casos hasta al menos hasta el comienzo de los años veinte del presente siglo. Para indemnizar a estos antiguos trabajadores sería muy adecuado considerar la posibilidad de un fondo de compensación estatal para todos los afectados o sus herederos.

En la actualidad, la única posibilidad existente de exposición a fibras de amianto es mediante la manipulación de los materiales ya instalados. El Real Decreto 396/2006 regula la manipulación y retirada de estos materiales para una amplia tipología de trabajos (demolición de construcciones, desmantelamiento de maquinaria, operaciones de retirada, mantenimiento, reparación, transporte y destrucción de materiales con amianto, etc.). Además de establecer las disposiciones mínimas de seguridad y salud aplicables a los trabajos con riesgo de exposición al amianto, el RD regula cuestiones clave como la obligatoriedad de elaborar un plan de trabajo, las necesidades formativas y de salud de los trabajadores, y las evaluaciones de riesgo necesarias.

Para poder realizar los trabajos de retirada de amianto es necesario estar inscrito en el RERA (Registro de Empresas de Riesgo de Amianto). El trabajo de detección y seguimiento realizado por Osalan permitió que 81 empresas no inscritas inicialmente y que han tenido contacto con el amianto se sumaran al RERA en 2011. Actualmente en la CAPV hay 244 empresas de esas características. Durante ese mismo año, Osalan visó y autorizó 337 planes de trabajo en relación con el amianto.

Todavía no hay comentarios
Los comentarios en este documento están cerrados