Noticias Sanidad y Consumo
Es

Nueve de cada diez personas que sufren lupus son mujeres

9 de mayo de 2012
  • En vísperas de la celebración del Día Mundial del Lupus, el Departamento de Sanidad y Consumo del Gobierno Vasco reitera su apuesta por la sensibilización y la investigación sobre esta enfermedad
  • Euskadi es una de las pocas comunidades que cuenta con una Unidad especializada en esta patología autoinmune cuya prevalencia en nuestro entorno es del 1/1000

EL DÍA.- El Día del Lupus se celebra oficialmente desde 2004 cada 10 de mayo, con el propósito de mejorar los servicios de salud a los pacientes, aumentar la investigación sobre las causas y una cura para el Lupus y avanzar en su diagnóstico y tratamiento.

DEFINICIÓN.- El Lupus Eritematoso Sistémico (LES) es una enfermedad autoinmune con un sustrato multifactorial, en el que se combinan elementos genéticos, hormonales y ambientales. No existe forma de prevenir su aparición. Sin embargo, una vez diagnosticada, una serie de medidas medicamentosas y no medicamentosas -entre ellas, la protección frente a la radiación ultravioleta y el control estricto de los factores de riesgo cardiovascular- puede contribuir a mejorar el pronóstico. 

PREVALENCIA.- La prevalencia ronda el 1/1000 en nuestro entorno. Más del 90% son mujeres, la mayoría de ellas en la tercera y cuarta década de la vida en el momento del diagnóstico. Sin embargo, puede presentarse también en hombres y a cualquier edad, incluidas la infancia y la vejez. En el momento actual y en nuestro medio, la supervivencia de los pacientes con LES es superior al 90% a los 15 años. A pesar de ello, continúan teniendo tasas de mortalidad más altas que la población general.

SINTOMATOLOGÍA.-.- Dado su carácter sistémico, las manifestaciones clínicas del lupus son enormemente variadas y dependen de los órganos afectados, con diferentes combinaciones de manifestaciones cutáneas, articulares, hematológicas, renales, neurológicas, etc.  Las más frecuentes son las de la piel -con el clásico eritema facial en alas de mariposa-, articulaciones y, dentro de los órganos vitales, los riñones.

DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO.- Su diagnóstico es, muchas veces, complicado y requiere de un alto índice de sospecha clínica, apoyada por pruebas inmunológicas como los anticuerpos antinucleares, anticuerpos anti-DNA y otros. El primer paso fundamental es el diagnóstico precoz de la propia enfermedad y de sus complicaciones, puesto que un tratamiento adecuado aplicado de forma temprana previene en muchos casos el daño irreversible. La hidroxicloroquina, un fármaco antipalúdico, es la base del tratamiento del LES, ya que a su gran eficacia para prevenir complicaciones a largo plazo une una gran seguridad y un bajo precio. Las diferentes manifestaciones del lupus se tratan además con diferentes combinaciones de corticoides, que deben evitarse en dosis altas de forma prolongada, e inmunosupresores, como la ciclofosfamida, la azatioprina y el micofenolato. En los últimos años, drogas biológicas como el rituximab y el belimumab, este último recientemente aprobado para esta enfermedad, se han incorporado al arsenal terapéutico. Encontrar la combinación óptima, que respete el equilibrio eficacia/toxicidad/precio sostenible exige experiencia en su uso y un enfoque multidisciplinar. Por otro lado, prevenir la aparición de complicaciones cardiovasculares a largo plazo es uno de los puntos fundamentales en el manejo del lupus.

CRONICIDAD.- El LES es, por definición, una enfermedad crónica. A pesar de los tratamientos apuntados, no tiene curación y en la mayoría de las ocasiones se presenta en personas que, por edad, tienen una larga expectativa vital por delante. Típicamente, los pacientes con lupus van acumulando daño orgánico a lo largo de la evolución de su enfermedad, producido también, en muchos casos, por las medicaciones que utilizamos para controlarlo. Por ello, el impacto potencial en el sistema sanitario es enorme, considerando además el elevado precio de muchos de los medicamentos lanzados al mercado en los últimos tiempos. Es, por ello, fundamental, un abordaje integrado y coordinado desde unidades especializadas que potencien la atención ambulatoria, soportada por un alto nivel de accesibilidad y respuesta rápida, en la línea y en el marco de la Estrategia de Cronicidad que desarrolla el departamento que dirige Rafael Bengoa.

UNIDAD DE CRUCES.- En este momento, Euskadi es una de las pocas comunidades autónomas que cuenta con una estructura de este tipo; se trata de la Sección de Enfermedades Autoinmunes del Servicio de Medicina Interna del Hospital de Cruces. Cuenta con 4 médicos a tiempo completo, en colaboración estructurada con otros especialistas del propio Servicio, así como de Ginecología, Nefrología, Oftalmología y Dermatología. Dispone de camas en planta, consultas externas, hospital de día  y un teléfono móvil de contacto directo para los pacientes, atendido por una enfermera especializada que garantiza una excelente accesibilidad. Desarrolla además una intensa actividad investigadora y docente, con más de 80 residentes de 20 hospitales españoles que han realizado estancias formativas.

INVESTIGACIONES.- El campo del LES concentra una intensa actividad investigadora a nivel mundial. Existen líneas muy activas centradas, entre otros aspectos, en los factores de riesgo genéticos e inmunológicos, en factores pronósticos de evolución de la enfermedad y en la síntesis de nuevos medicamentos. En la unidad de Cruces, las líneas de investigación propias se basan en estudios observacionales de evolución de la enfermedad, con especial atención en los últimos años al papel de los antipalúdicos, el efecto del déficit de vitamina D y la prevalencia y factores de riesgo de enfermedad vascular subclínica.

Un comentario
  • @loveof74
    9 de mayo de 2012

    Comentario de Twitter:
    Doctor House es ahora Dr Etxea RT @irekia_news: NUEVE DE CADA DIEZ PERSONAS QUE SUFREN LUPUS SON MUJERES. http://t.co/PxClo7Mp

Los comentarios en este documento están cerrados