Noticias Sanidad y Consumo
Es

1 de mayo. Día Mundial del Asma: Controlar el asma de una forma activa permite llevar una vida casi libre de síntomas

30 de abril de 2012

El Día del Asma se celebra cada primer martes de mayo desde 1998, bajo los auspicios de la OMS.  El lema mundial sigue siendo el mismo en los últimos años: "Puedes Controlar tu Asma" y el principal objetivo es concienciar a la población de las cargas que supone dicha enfermedad para quien la padece y de la posibilidad de tenerla bajo control, llevando una vida saludable sin limitaciones.

La prevalencia en los niños llega al 10% y en los adultos, depende de los países, y puede oscilar entre el 2 y el 5%. En la CAPV la tasa se sitúa en un 3,5%. Está considerada como la primera causa de absentismo escolar y la cuarta de absentismo laboral, unas cifras que están creciendo año tras año.  

El asma es una enfermedad pulmonar crónica caracterizada por problemas respiratorios recurrentes y síntomas como: fatiga, pitos o silbidos al respirar, tos y sensación de opresión en el pecho. En el asma, los bronquios se encuentran inflamados y debido a ello son muy sensibles a determinados agentes ambientales llamados desencadenantes. En las personas susceptibles, los ácaros del polvo, pólenes y pelo de gato, los virus respiratorios, el humo del tabaco, el ejercicio físico, ciertos medicamentos y algunas sustancias químicas provocan la inflamación de las vías aéreas. Los bronquios inflamados se vuelven más gruesos y son muy sensibles a los cambios ambientales, ante los que responden estrechándose, apareciendo entonces los síntomas y los ataques o crisis de asma. En este último caso, los síntomas se acentúan cada vez más y la respiración se hace difícil debido a que el gran estrechamiento de los bronquios limita la entrada y salida de aire a los pulmones.

En la actualidad, el asma no tiene curación, pero con ayuda de los especialistas se puede llevar una vida perfectamente normal y libre de síntomas. Pero para ello, es necesario que la enfermedad esté bien controlada, no sólo desde el punto de vista terapéutico, sino también orientando y activando al propio paciente.

Recomendaciones para mejorar el control del asma.

  • Pedir al médico que desarrolle un plan de tratamiento efectivo que incluya los medicamentos apropiados y que se adapte a los horarios y régimen de vida. El plan personal de tratamiento para el asma debe estar escrito e incluir tanto los medicamentos a tomar como los desencadenantes a evitar.
  • Las personas con asma deben de utilizar un medicamento para el alivio de los síntomas y, en muchas ocasiones, otro medicamento más para controlar de forma continua la inflamación de las vías aéreas.
  • Descubrir los alergenos, irritantes y otras circunstancias que pueden desencadenar una crisis de asma y tomar todas las medidas posibles para evitarlos.
  • Aprender a reconocer los signos que indican el empeoramiento del asma, como el incremento de la tos, la opresión en el pecho, los pitos o silbidos, la dificultad para respirar, los despertares nocturnos debido al asma o el descenso de tu valor de flujo espiratorio máximo. Anotar las horas del día en las que los síntomas tienden a empeorar.
  • No infravalorar nunca la gravedad de un ataque de asma. Tener siempre a mano las recomendaciones escritas por el médico para el caso de tener una crisis, y cuando se presente, tratar de mantener la calma y seguir sus instrucciones, incluyendo el momento en el que buscar asistencia médica.

Llevar un control exhaustivo de las recomendaciones tiene como beneficios el poder realizar actividades cotidianas sin restricciones, por eso se puede decir que una persona tiene el asma controlada cuando:

  • No tiene síntomas de asma como tos por las mañanas o al correr
  • Puede dormir bien sin despertarte.
  • No necesita medicación de alivio.
  • No tiene ningún ataque de asma.
  • Puede hacer todas las actividades deportivas y de tiempo libre que desee

A nivel científico se está trabajando en nuevos tratamientos, como los anticuerpos monoclonales, que permiten reducir o evitar el tratamiento con corticosteroides sistémicos y pueden mejorar sustancialmente la calidad de vida del paciente.  Algunos ya están en uso y otros, en investigación, pero sin duda cambiarán la forma de tratamiento en pocos años.

En Euskadi están en marcha varios proyectos de seguimiento vía telemática de los enfermos asmáticos con el objetivo de implicar y activar al paciente en el autocuidado de su enfermedad, mejorar la continuidad de los cuidados y disminuir el número de consultas e ingresos en los servicios sanitarios.

Todavía no hay comentarios
Los comentarios en este documento están cerrados