Citizen petitions Education

Naturalizar las escuelas.

2020 October 30
100 %In favor
1 vote (1/0)
We are sorry, but you no longer can participate in this proposal.

Hola. Cerca de mi casa hay un colegio abandonado. Hace un rato lo estuve observando un poco por fuera, y me recordó a casi todos los colegios públicos que conozco. Lugares sin contacto alguno con la naturaleza. Aunque los patios son grandes, todos están acondicionados para la práctica de deporte. Es evidente que no es lo mismo crecer en contacto con la naturaleza que crecer en un entorno urbano en el que la naturaleza es mero adorno (cada vez con menos gusto). Y estoy seguro de que crecer en escuelas grises, sin vitalidad, esa especie de fábricas de instrumentos útiles para la sociedad, es un perjuicio tanto para el ser humano como para el mundo, pues si uno crece ajeno a aquello a lo que pertenece, con facilidad se vuelve despreocupadamente destructivo. Imagino que muchos de ustedes saben que un paseo por el monte suele ser refrescante, armonizante. Sin embargo, extrañamente, hace mucho que las ciudades han perdido el contacto con el mundo. Los ciudadanos están enfervorizados con el entretenimiento tecnológico, y nos enfrentamos a enormes problemas que nada más que una correcta educación podrá resolver. Esa correcta educación pasa, entre otras muchas cosas, por acercarnos de nuevo a la naturaleza, volver a integrarnos. ¿Es posible, entonces, que los colegios públicos se ocupen de crear entornos naturales puertas adentro en la medida de sus posibilidades?

Saludos y gracias por su atención.

Argument in favour
We are sorry, but you no longer can participate in this proposal.
Arguments against
We are sorry, but you no longer can participate in this proposal.
One comment
  • Hezkuntza saila
    2020 November 11

    Estimado Mikel Aingeru,
    En primer lugar, deseamos mostrarle nuestro agradecimiento por compartir sus reflexiones y aportaciones, enriquecedoras y de interés para la comunidad educativa, a través de este portal abierto a la participación ciudadana.
    El Sistema Educativo Vasco apuesta desde hace ya años, como sabe, por un enfoque de la educación basada en competencias, y entre estas competencias –tanto básicas como transversales- también se trabajan las cuestiones relativas al medio ambiente: el impacto de la actividad humana en el medio ambiente y cómo paliarlo, la biodiversidad y su protección, el desarrollo sostenible, la gestión sostenible de los recursos naturales, el reciclaje y la reutilización de materiales, la economía circular, la eficiencia energética y las energías renovables, el consumo responsable… son cuestiones y conceptos que el alumnado aborda, bien en el aula, bien mediante actividades que se desarrollan fuera de ella, siempre adaptados a la edad de los y las jóvenes.
    Además, numerosos centros escolares participan activamente en programas medioambientales como Ingurugela (promovido por el Departamento de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente), u otras iniciativas similares impulsadas por entidades locales. Son igualmente enriquecedoras desde el punto de vista educativo las experiencias de huertos escolares que numerosos centros desarrollan en sus patios, y donde el alumnado participa trabajando en equipo y llevando a cabo las tareas hortícolas básicas y propias de cada estación del año.
    En relación a las reflexiones que usted realiza sobre el contacto con la naturaleza, resulta inevitable, según se va leyendo su escrito, recordar las numerosas ocasiones en las que hemos oído la petición –lícita y lógica- de que los centros educativos se ubiquen allí donde los alumnos y alumnas viven; que niños y niñas reciban la educación en el mismo barrio o zona donde residen; reivindicación que suele provenir por parte de numerosos agentes educativos, como familias o asociaciones vecinales. Como sabe –y así lo describe en su escrito- ese contacto directo con el entorno natural no es posible en numerosas poblaciones y ciudades de Euskadi, y pasaríamos, en ese caso, a hablar o reflexionar sobre cuestiones más vinculadas al urbanismo o a la ordenación del territorio, que al ámbito meramente educativo. De ahí entendemos su mención a la necesidad de abordar esta cuestión “puertas adentro”.
    No obstante, más allá de su ubicación, todos los centros trabajan y se esfuerzan para ofrecer a su alumnado y a toda la comunidad educativa un entorno lo más acogedor y amable posible donde desarrollar su proyecto educativo. Dentro de estas prácticas, cabe mencionar las experiencias de “patios amigables” (la denominación puede variar de unos centros a otros) que llevan a cabo muchos centros escolares, bien desde el punto de vista de la sostenibilidad, bien desde la coeducación, o en clave de convivencia.
    Gracias, nuevamente, por hacernos llegar sus inquietudes y propuestas a través de este canal abierto a la participación ciudadana.

Comments are disabled for this document