This content is not available in English. You can read it in Spanish or Basque instead.
En

El Departamento de Cultura y Política Lingüística del Gobierno Vasco presenta, junto a otras instituciones y agentes, el proyecto Euskaraldia, dirigido a cambiar los hábitos lingüísticos

2017 November 23
2 comments
  • Faceless avatar thumb 70
    Something to say?… comment on this news
  • 2018 January 20

    He leído con suma atención este artículo sobre la presentación por el Departamento de Cultura y Política Lingüística del Gobierno Vasco junto con otras instituciones y agentes (muchos y muy significativos) del Proyecto Euskaraldia, dirigido a “cambiar los hábitos lingüísticos”
    Se trata, una vez más según mi criterio, de una iniciativa magnífica si se aplica además, como se dice, en “todo el territorio del Euskera” que, por cierto no se explica cuál es y para cada cual podría ser diferente.
    Pero yo llevo, como muchos otros desde luego, más de 50 años siendo testigo y participando activamente en iniciativas magníficas, encomiables, multitudinarias, osadas, casi todas surgidas de la ciudadanía popular, asociada, o no, en entidades comprometidas, promotoras, muchas veces subvencionadas por las Entidades Gubernativas propias y aún estamos en que es preciso “cambiar los hábitos lingüísticos” evidentemente porque esos hábitos son malos, malísimos.
    Y se insiste en los estudios llamados “socio-lingüísticos” que se basan casi exclusivamente en la interpretación de las encuestas sobre los conceptos de “conocimiento” y de “uso” y no se analiza el por qué, todavía a día de hoy, del escaso conocimiento y sobre todo del escasísimo uso.
    Yo creo que la clave está en las deducciones que pueden derivarse del parágrafo del artículo en que aparecen las expresiones de la Sra. Ana Ollo, consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales del Gobierno de Navarra y la Sra. Arrate Illaro, miembro de Euskaltzaleen Topagunea. La primera dice tener que adaptarse a las “diferentes situaciones socio-linüísticas” y la segunda se refiere al importante ejercicio a realizar en el “marco de la pluralidad socio-lingüística” que no creo que se refiera a cambiar el marco, en cuyo caso la aplaudiría.
    En ambos casos se propone claramente, a mi humilde entender, el respeto a la “realidad socio-lingüística” vigente, considerando los términos de “pluralidad”, “situación real” y otros posibles del mismo rango como positivos y/o inevitables.
    Pero una situación o una determinada pluralidad pueden ser positivas o negativas, buenas o malas, justas o injustas con todos los matices posibles, y las negativas, malas e injustas tienen que ser y son evitables y corregibles, y refiriéndose, como creo que se refieren, a las pluralidades consistentes en la coexistencia social y convivencial de monolingües en Castellano, con supuesto derecho a seguir siéndolo, con bilingües o plurilingües, nativos o no, obligados al monolingüismo en Castellano en muchas circunstancias, está claro que esa situación y esa pluralidad en “todo el territorio del Euskera” son, cuando menos, injustas.
    ¿Cómo revertir esa situación y esa pluralidad injustas?
    Está ya visto que las magníficas y repetidas iniciativas de activaciones sociales no han sido ni serán nunca suficientes.
    Es preciso modificar la ya famosa percepción de mi amigo recientemente fallecido Joxean Artza que decía: “Un idioma no se pierde porque quienes no lo saben no lo aprenden sino porque quienes lo saben no lo usan.” La afirmación no deja de ser verdad pero, a mi entender, no toda la verdad.
    Esa afirmación citada parece inspirar la que se escribe en esta artículo bajo el epígrafe: Activando a la ciudadanía vascoparlante: ‘11egun Euskaraz’
    Creo, sin embargo que desde una percepción más cercana a la realidad actual debiera afirmarse: “Un idioma se pierde inevitablemente si la masa social habitante de su territorio natural que no lo sabe no quiere, no necesita o no debe aprenderlo y la que lo sabe no lo necesita, no lo quiere o no lo puede utilizar.
    Y repito aquí una vez más el axioma sobre el que he fundamentado otros escritos y en que se basa también la afirmación del precedente parágrafo, sin ningún reparo a ser reiterativo: “Cuando un idioma no es necesario ni suficiente en su propio entorno natural y existe en él otro que sí lo es, este último lleva al primero a la diglosia y finalmente a su desaparición.”
    Eso es lo que ha sucedido y está sucediendo desde siempre con tantos y tantos idiomas y culturas reducidas ahora a residuos folklóricos para turistas y no quiero que suceda para nuestro Euskera y nuestra cultura en general.

    Por eso afirmo, y creo que lo hago de forma que se pueda entender: “Todo paso que no se dé en dirección a que el Euskera sea necesario, aunque el paso sea dado con prudencia, con pausa, con acompañamientos, etc., se estará dando en dirección a su desaparición”
    Está claro que los vascoparlantes en general tenemos asumido de buen grado que el Castellano y el Francés sean necesarios porque creemos que el bilingüismo y el plurilingüismo nos enriquecen, pero que en el “territorio del Euskera” cualquier otro sea “suficiente” nos lleva inexorablemente a la desaparición de una forma de pensamiento y una forma de comunicación de las que estamos ahora orgullosos pero amenazados de que nuestros descendientes puedan reprocharnos la posible imprevisión adecuada de futuro.

  • 2017 November 26

    Bikaina!!! Erredakzio bat egiten ari naiz Euskaraldia-ren gainean, beharbada zerbait eman ahal izango du honekin euskararen zabaltzean.

Politicians attending the event