Peticiones ciudadanas Empleo y Políticas Sociales
Es

Nuevas modificaciones en la RGI

20 de diciembre de 2017
0 votos

Soy pensionista por enfermedad de una pensión no contributiva y cobro la diferencia de la RGI para llegar al salario mínimo y también la prestación complementaria de vivienda. A pesar de estas ayudas, que agradezco y por las que me siento privilegiada, mi calidad de vida , debido a mi salud no es nada buena.
Durante este año ha salido la noticia de la posibilidad de que la gente que tenemos que compartir piso porque no tenemos dinero para pagarnos un alquiler para nosotros solos, tengamos que pedir la nómina a nuestros compañeros de piso y así hacer media con ellos para reajustar nuestra ayuda.

Durante todo este año me preocupa, el que mis compañeros de piso , gente con la que no tengo ningún vínculo más allá de compartir piso e intentar tener una buena convivencia, que no siempre es fácil, tengan que darme información sobre su situación laboral y su sueldo, y no sólo eso, si no que se haga la media de su sueldo para decidir que porcentaje de RGI me corresponde, que ellos consideren dármelo o no, que tenga que buscar un alojamiento para mi sola si esta petición se hace efectiva, cosa que tal y como están los alquileres sería imposible, ya que no me quedaría dinero para comer.
Pregunté en Lanbide a ver como estaba la situación y me dijeron que no sabían nada , que se estaba hablando sobre ello; fui a preguntar a mi asistenta social y me dijo que le parecía casi increíble que se pudiera hacer esto y que tampoco sabía mucho del tema pero que dudaba de que fuese a salir adelante tal propuesta. Me tranquilizó un poco pero aún así sigo teniendo miedo y vergüenza y ansiedad. Miedo a que si la propuesta sale tenga que intentar buscar un piso para mi sola sin poder pagarlo. Vergüenza por doble partida. Como dije antes no tengo relación más allá que la de compartir piso con mis compañeros, yo no puedo pedirles información personal sobre su sueldo y ellos no tienen por qué dármela, de hecho una compañera ya me ha dicho que se negaría a dármela. Yo no tengo por qué hacer media con el sueldo de mis compañeros, ya que mi economía no tiene nada que ver con la suya, aunque la economía de mis compañeros tampoco sea muy boyante. Mis compañeros de piso se van y vienen otros, no puedo estar tanteando quien me va a dar sus datos económicos personales y quien no, es una locura. Y por último siento vergüenza de que no se esté al tanto de la realidad social en la que la gente que tenemos que compartir piso por obligación.
Durante todo este año desde que salió la noticia he estado preocupada, con mucha ansiedad; esperando a Mayo del 2018 a que salga la nueva ley, seguiré yendo a preguntar a Lanbide y a mi asistenta para saber si hay alguna nueva noticia... si esto sale hacia delante vamos a tener muchos más problemas de los que ya teníamos.
Por mi parte no tengo ningún problema de que a mi casa vengan la Entzaintza y servicios sociales y vean como vivo, pero si hay casos de estafa me parece injusto que tengamos que pagar los demás de esa forma.
Necesito saber cuando se hará pública esa información o cuando me podrán decir algo en Lanbide o mi asistenta social.
Un saludo y siento no poder expresarme mejor.

Argumentos a favor
Máximo 255 caracteres
Argumentos en contra
Máximo 255 caracteres
7 comentarios
  • Faceless avatar thumb 70
    ¿Algo que decir?… comenta esta petición
  • Hace 5 días

    Otra vez por peteneras... La pregunta era clara: por qué cuando una persona necesita de asistencia social, cumple los mismos requisitos personales y por tanto tiene el mismo derecho que otras en su misma situación, se le aplica una regla arbitraria por la cual debido a la situación de personas que no tienen nada que ver con esta pero coincide que viven en la misma dirección, se le deniega su derecho.
    Mi respuesta era: así hay menos perceptores de los que correspondería, pero podemos seguir presumiendo de un sistema de protección social de postureo.

  • Enplegua eta Gizarte Politikak
    Hace 6 días

    De cara a 2018 se ha mantenido el mismo presupuesto dedicado a la RGI que en 2017.

  • 15 de enero de 2018

    Toda esta palabrería parece que no dice nada pero es esto lo que quiere decir:
    Estamos recortando el número de gente a la que le damos la RGI arbitrariamente para intentar que no se note.

  • Enplegua eta Gizarte Politikak
    10 de enero de 2018

    Estimados Julián y Alicia, gracias por sus opiniones y experiencias.
    El principio de doble derecho al que se ajusta la RGI reconoce tanto el derecho a disponer de medios económicos para hacer frente a las necesidades báscias de la vida -cuando no puedan obtenerse del trabajo o regímenes de protección social- como el derecho a recibir apoyos personalizados para la inserción laboral y social.
    De hecho, la cohesión social y territorial exige el desarrollo de actividades que favorezcan la integración en el mercado de trabajo, no solo mediante actuaciones de orientación laboral, sino también y en primer lugar, mediante actuaciones de inclusión social.
    Construir un proyecti convincente de cohesión social y territorial depende tanto de la correcta gestión de las políticas de empleo como de la eficiencia, eficacia y transparencia en los procesos de gestión de las prestaciones, incorporando para ello sistemas de seguimiento y evaluación, así como herramientas para la detección de posibles fraudes.
    Trabajamos para mejroar el sistema, y en este sentido, sus aportaciones las tendremos en cuenta.
    Eskerrik asko!

  • 9 de enero de 2018

    Estimado Departamento de empleo y políticas sociales: gracias por su exposición sobre como funciona la RGI, sé de su funcionamiento aquí en Euskadi y en otros países de Europa.
    Entiendo perfectamente que la RGI requiere una modernización pero no a costa de la gente que realmente lo necesitamos y contraproduciendo sus ideas iniciales de inclusión.La idea de dar una RGI por vivienda , que en el fondo lo que quiere decir es que muchas y muchos como yo, que se ven obligados a compartir piso por necesidad imperante, pasarán a formar una unidad de convivencia con gente que nada tiene que ver con ellos nos va a traer muchos más problemas de los que ya tenemos. Honesta , profunda y sinceramente creo que esta propuesta tiene una falla grandísima de desconocimiento social a pie de calle y si se aprueba va a tener consecuencias muy importantes.

    Como usted sabrá , la media de un piso en alquiler para una sola persona es de unos 600-650 euros, más los gastos de agua y electricidad y otros gastos anexos, apenas queda dinero para mantenerse. Etxebide me informó de que la media para conseguir un piso de alquiler de protección de oficial es de once años y con suerte.Y aquí estamos esperando, eso si que es hiriente.

    Espero que piensen sobre todo esto.

    Un saludo

  • 7 de enero de 2018

    Por un lado, se insinúa que la RGI pretende reducir la pobreza o ayudar a personas en esa situación.
    Por otro lado, se dice que se quiere recortar el número de perceptores, de tal manera que si dos personas que comparten el mismo piso, como es el caso, la perciben, se le quite a una de ellas si no se cambia de vivienda.
    Todo este comentario me suena absolutamente cínico.

  • Enplegua eta Gizarte Politikak
    20 de diciembre de 2017

    Querida Alicia, gracias por participar en Irekia.
    La RGI nació del consenso y ha permitido que durante décadas la tasa de pobreza haya ido cayendo en Euskadi. Cuando a finales de los años 80 del siglo pasado se tomó la determinación de poner en marcha este sistema de inclusión, la situación económica en Euskadi era muy dura, según algunos indicadores, como la tasa de paro, peor que la que hemos vivido recientemente.
    Estamos orgullosos de que en Euskadi se tomara la decisión que se tomó y que ha permitido a miles de familias superar épocas complicadas.
    Actualmente consideramos que la RGI requiere una modernización. Y buscamos el mismo consenso o más que el que hubo hace ahora tres décadas.
    Bajo ese prisma es el Parlamento Vasco el que decidirá qué se reforma, qué cambia. Por lo tanto, habrá que esperar a que los grupos políticos se pongan de acuerdo.
    Desde el Departamento de Empleo y Políticas Sociales hemos lanzado una propuesta. Propuesta que nace tras una evaluación y reflexión liderada por personas expertas, conocedoras del sistema, sus virtudes y también sus resquicios. Nuestra idea es que el sistema sea lo más justo posible.
    Para 2018 hemos presupuestado cerca de 500 millones de euros para la RGI, luego es una partida muy relevante. Es una apuesta como gobierno y país que asumimos, pero tenemos que ser responsables.
    Entre las propuestas que lanzamos, y que veremos si el Parlamento acepta, modifica o suprime, se encuentra la de dar una sola RGI por vivienda. Esta propuesta surge tras un análisis profundo y sincero sobre cuáles deben de ser las cantidades que se deben otorgar a las diferentes tipos de Unidades de Convivencia para que sus miembros puedan afrontar las necesidades básicas y protegerles del riesgo de caer en la pobreza.
    Como usted sabrá, el sistema determina las cantidades por Unidades de Convivencia. En el sistema actual dos personas que comparten una misma vivienda y se declaran pareja pueden cobrar 815,36 euros. Si no se declaran familia y piden dos RGI por separado, la ayuda puede ascender a los 1270 euros. La diferencia es de un 33% entre ambas situaciones. Estamos hablando de situaciones de vulnerabilidad donde este tipo de diferencias son hirientes.
    En todo caso, como le hemos indicado, se trata de una propuesta que el Parlamento evaluará.
    Mila esker!