Propuestas de Gobierno
Es

El valor del agua no tiene precio.

27 de abril de 2017

El agua es el bien esencial por excelencia de la que sólo nos acordamos cuando cesa su fluir o cuando nos abruma por una repentina intensidad en la precipitación, cuando asistimos atónitos a una rápida crecida que anegue usos que hemos instalado cerca de los ríos. Pero nuestro día a día la requiere en buena forma, tanto la que vibra suelta en el territorio, como la que nos llega a casa y después de ser usada vuelve al territorio.

Este año, la ONU eligió “Agua y Aguas residuales” como el tema para el Día Mundial del Agua  —  un recordatorio  y una invitación para que satisfagamos nuestras necesidades de agua con el  menor daño posible al medio acuático—. Una invitación a la reflexión también en Euskadi.

El hecho de que gocemos de un privilegiada situación en términos comparados globales, no nos exime de la necesidad de mejorar lo pendiente. Necesitamos   gestionar el agua que consumimos de forma que cuando la devolvamos al medio, el vertido altere y modifique lo menos posible el medio acuático al que la vertemos (y del que previamente la hemos detraído). Más teniendo en cuenta que más del 75% del agua detraída del medio en Euskadi se emplea para el abastecimiento urbano.

En las últimas décadas el estado de las masas de agua ha mejorado gracias al esfuerzo de las administraciones y de los sectores implicados para mejorar las condiciones de los vertidos de aguas residuales. Así, se han culminado la ejecución de muchas infraestructuras básicas de saneamiento que han producido una notable mejoría en el estado de las masas de agua de muchas de las cuencas de la comunidad. Pero tenemos retos que  nos esperan:

  • La implantación de nuevas infraestructuras de saneamiento y depuración: la construcción de nuevas estaciones de tratamiento y de las redes de colectores necesarias para recoger las aguas residuales de las aglomeraciones y, en su caso, núcleos de población y/o industrias asociados al sistema de saneamiento.
  • Adaptación de los sistemas existentes a los nuevos objetivos de calidad ambiental con el objetivo de mejorar las garantías de cumplimiento de los objetivos medioambientales de cada masa de agua.
  • Avanzar hacia la generalización de sistemas de recogida de aguas pluviales: redes separativas y/o tanques de tormenta que redunden en una mayor eficacia y eficiencia de los sistemas de depuración de los vertidos.
  • Soluciones de saneamiento en núcleos menores: insistiendo en la necesidad de incorporar las aguas residuales  de poblaciones que hasta ahora disponían de soluciones autónomas (en general tratamientos primarios) a los sistemas de depuración de las EDAR, o la mejora en estos sistemas preexistentes.

El valor de una buena gestión del agua no tiene precio. Tanto del agua que fluye en el territorio, como la que usamos para una amplia gama de fines. Hemos mejorado; y hemos de hacerlo aún mejor, resolviendo lo pendiente. Con la participación y la coordinación de todos los actores y la ciudadanía vasca. Solo así garantizaremos agua en cantidad y calidad suficiente tanto para hoy como para mañana.

 

Todavía no hay comentarios
  • Faceless avatar thumb 70
    ¿Algo que decir?… comenta esta noticia